Join the conspirancy

La empresa de rotulación y soportes gráficos Tresatres Comunicación Visual nos encargó su nueva campaña con el objetivo de relanzar una nueva imagen de la empresa y captar nuevos clientes. El objetivo debía ser involucrar al cliente en la filosofía de la empresa y del trabajo en equipo bien ejecutado. Para Tresatres, el cliente principal son las agencias de diseño que les encargan el proceso final de sus proyectos, rótulos o PLV. Pero la relación entre algunas agencias y un taller de producción no siempre es fácil y fluida. Para “acercarse” más a los clientes querían dotar a la marca de un contenido que les diferenciase del clásico proveedor y que “calentase” la relación con el cliente.

Nuestra solución se basó en apelar a la historia. A la historia de la comunicación, en concreto. La comunicación siempre ha necesitado un soporte, desde los tiempos antiguos y, si tienes un soporte, puedes comunicar lo que sea al mundo. El griego Arquimedes dejó una célebre frase que resumía lo que nosotros creíamos que era un gran valor para esta empresa:”Dame un punto de apoyo (soporte) y moveré el mundo.”

Nuestra táctica fue la de empatizar con el cliente mostrando la importancia que tiene contar con una empresa que dé soporte a tus ideas, que funcione como un engranaje en el proceso comunicativo, que te lleve a conquistar las calles en forma de luminoso, cartel, escaparate… La campaña reza “Join the conspiracy” para apelar emocionalmente a los directores de arte, de comunicación, diseñadores y jefes de marketing promoviendo la importancia de trabajar unidos con el objetivo de “mover” el mundo hasta el punto de poder “conspirar” juntos para cambiarlo.

El video intenta repasar de una manera un poco agresiva el mundo de la comunicación y la conspiración. El reto, pero condición indispensable, era construir todos los elementos en la propia empresa para “enseñar producto” a la vez que cuentas una historia. El símbolo principal es el caballo de Troya, que representa, de una manera metafórica, el éxito de una conspiración que hará reflexionar a futuros clientes y les motivará a unirse a Tresatres.

La campaña se trasladó a una web y contaba con un márketing directo que invitaba a los clientes a unirse a la conspiración.